¿Verdad o Mentira?

por | 2 Sep, 2017 | Mentira | 0 Comentarios

02 DE SEPTIEMBRE, 2017

Escrito por:

CRISTINA JIMENEZ

Sinergóloga experta en fraude.

Técnico en Morfopsicología.

Certificada por Paul Ekman en Habilidades emocionales y Detección de la autenticidad

Todos mentimos. Mentimos entre una y dos
 veces al día de media. De hecho, empezamos
 a mentir entre los 2 y los 5 años y esta circunstancia forma parte del desarrollo y del 
instinto de supervivencia del individuo. El niño lo
 utiliza, de hecho, como un método de aprendizaje, 
para ponderar las reacciones del adulto y evaluar su escala de valores

Jamás podremos plantearnos el hecho de no mentir y aquel que presume de ser completamente sincero y que lo lleva hasta la consecuencia de ponerlo en práctica, se aleja de una relación sana con sus congéneres e incluso con sus seres más queridos.

La mentira puede resultar dolorosa pero la sinceridad, en ocasiones, lo es incluso en mayor medida.

Como decía el escritor francés Anatole France, “sin mentira la humanidad moriría de desesperación y aburrimiento

Con este preámbulo, pretendo aparcar el mito de la detección de mentiras. Aquel que va buscando una mentira la encontrará seguro; primero, porque es parte de la comunicación entre personas y segundo porque utilizará cualquier indicio para sentenciar.

Tenemos que aprender a ser muy cautos en estas cuestiones ya que podemos juzgar y condenar sin piedad. Sobre todo, en ámbitos de actuación concretos, podemos dejar desatendido a aquel que nos necesita.

Por ejemplo, la Ley de Enjuiciamiento Criminal ampara al detenido, en uso de su derecho a la legítima defensa, a no responder a una o varias preguntas que le sean formuladas. También puede optar por negar los hechos o defenderse de cualquier argumento, por peregrino que sea. Si finalmente se demuestra su culpabilidad, será condenado por ello, pero no se le acusará de perjurio por el hecho de haber mentido en sus declaraciones, ni siquiera las realizadas en un juicio. Distinto es el caso del testigo; si éste miente y se demuestra que ha mentido u omitido información por él conocida, sí que se podrá condenar por perjurio.

Debemos buscar la verdad. La mentira no es más que una incongruencia de los comportamientos y de las emociones en la interacción entre individuos. Tenemos que aprender a discernir la coherencia y cuestionar las incoherencias o incidir en ellas pero, siempre, para encontrar la verdad. La mentira termina delatándose sola.

Cuando queremos conocer si alguien nos está mintiendo, tendemos a poner en práctica elementos independientes que nos muestran a través de fuentes diversas pero no nos cuestionamos aspectos como:

¿Conocemos cómo es el comportamiento habitual de esta persona?
¿Sabemos exactamente el contexto en el que se produce la situación analizada? ¿Sabemos las emociones que genera en esa persona esa situación concreta? ¿Nos estamos comportando nosotros de la manera adecuada en la interacción? ¿Qué experiencias previas ha tenido esta persona en circunstancias similares?

Como estas cuestiones, podríamos plantearnos muchas más. Por tanto, ¿cómo podemos llegar a sentenciar o concluir que la persona nos miente?

“sin mentira la humanidad moriría de desesperación y aburrimiento
ANATOLE FRANCE

En definitiva, y una vez interiorizada esta cuestión, debemos plantearnos otros elementos que nos permitan concluir y actuar acorde a los acontecimientos. Si somos realmente conscientes de lo que realmente queremos conseguir, debemos realizar un arduo aprendizaje y entrenamiento y, sobre todo, interiorizar el hecho de que debemos elaborar hipótesis que vayan desmembrando los pormenores de cualquier situación.

En general, entre el 50-60% de las ocasiones acertamos cuando decimos que alguien nos miente. Estas cifras, curiosamente, se mantienen en los mismos porcentajes entre profesionales que habitualmente trabajan en entornos de mentiras (jueces, psicólogos, psiquiatras, abogados, médicos…). El adiestramiento y el aprendizaje de estrategias de comunicación como la Sinergología y el análisis de las microexpresiones faciales, puede llevarnos a alcanzar hasta el 70 ó el 80%.

Las circunstancias más importantes a tener en cuenta en la validación de la veracidad de una declaración, serán el contexto y la línea base del individuo. No todos reaccionamos de la misma manera ni se generan las mismas emociones según lo que nos juguemos y cuál sea nuestra personalidad.

También la relación que tengamos con nuestro interlocutor y/o las referencias que tengamos de él, nos llevará a mostrar determinados elementos emocionales que puedan interferir en la interpretación correcta.

En definitiva, nuestro mensaje en relación a la detección de la mentira se concreta en los siguientes puntos:

Lo más importante será buscar la verdad. A partir de esta premisa, podremos detectar las congruencias e incongruencias que se generen en el comportamiento.

Todo análisis se debe realizar teniendo en cuenta el contexto, el comportamiento 
base del individuo y la relación con su interlocutor. 


Los indicios no son más que indicios, por lo que deberán considerarse sobre la base 
de los puntos anteriores y generar las hipótesis que nos permitan concluir el origen de 
los mismos.

En definitiva, “no existe la nariz de Pinocho ya que solo es fantasía”

“No existe Nariz de Pinocho en la detección de la mentira”
PAUL EKMAN

En el Instituto Vermen te formamos en estas habilidades y con nuestro programa de entrenamiento te aportamos las herramientas y el conocimiento para que tu comunicación llegue a ser plenamente efectiva.

Incorporamos el adiestramiento en microexpresiones faciales a través de los programas Humintell de David Matsumoto, uno de los mayores exponentes mundiales en esta materia y cuya licencia exclusiva en España la gestiona Pedro cárdenas, integrante de nuestro Instituto Vermen, a través de la página web Expego.

Y si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos dejanos tus datos y se el primero.

NIVEL INICIAL
Perfecto para iniciados que están interesados a aprender a detectar las microexpresiones.
NIVEL MEDIO
Si dominas el nivel incial puedes avanzar e ir más allá en la detección de las microexpresiones.
NIVEL AVANZADO
Perfeccionamiento a través de la detección en distintos ángulos de los rostros, perfil y 3/4.

¿Quieres más trucos sobre lenguaje no verbal?

Subscríbete ahora y obtén gratuitamente trucos sobre comportamiento no verbal.

Muchísimas gracias por formar parte de esta comunidad!

Shares