Hablar en público. El arte de hablar desde el corazón

por | 18 Dic, 2017 | Comunicación No Verbal, Sinergología | 0 Comentarios

Cristina Jiménez, Sinergóloga. Experta en Análisis de Comportamiento Humano

18 DICIEMBRE 2017

Hablar en público es una de las peores pesadillas de mucha gente. Su forma más extrema, glosofobia, se considera una de las fobias con mayor índice de recurrencia, por encima del miedo a las arañas, a volar e incluso a la muerte. Según un estudio de la universidad de California, hasta el 75% de los individuos padece de miedo a hablar en público.

Sin embargo, muchos desconocen qué es lo que realmente les provoca ese miedo y porqué les ocurre.

Existen píldoras que prácticamente todo el mundo conoce, pero cada cuál vive esta situación de una manera diferente. Lo paradójico es que TODOS nos pasamos la vida hablando en público. ¿Te imaginas ponerte nervioso y quedarte en blanco cada vez que le cuentas a un grupo de amigos lo que has hecho el fin de semana? ¿O cuando llegas a tu casa y le cuentas a tu pareja o a algún familiar cómo te ha ido el día? Imagínate que reúnes a unas cuantas personas de tu entorno para contarles el nuevo proyecto que te ilusiona (la compra de una casa nueva, el nuevo trabajo que acabas de conseguir…) ¿Acaso te planteas que no vas a poder hacerlo?

Pasamos el día entero hablando en público

 

En definitiva, ¿qué es lo que diferencia estas situaciones cotidianas de las que generan un mal trago y un problema? Pues lo único es que nuestra mente funciona con un instinto de protección. Nos anticipamos a las posibles consecuencias y, curiosamente, siempre parece que van a ser negativas. Nos atemoriza no estar a la altura de las circunstancias, el no dar la talla, vamos. Y si encima, aquellos que nos escuchan no son conocidos, peor aún.

No es que no sepamos hablar en público, sino que nos aterra no llegar a mostrar lo que realmente somos y lo que somos capaces de hacer. Ese miedo se traduce en ansiedad, sudoración, lapsus mentales e incluso, en unas ganas atroces de desaparecer de la faz de la Tierra

La Sinergología®, disciplina del campo del lenguaje no verbal, no consciente, te permite trabajar desde tu propia corporalidad y desde la impresión que transmites a los demás.

La Sinergología® es una disciplina NO Comportamentalista que significa que no te enseña a comportarte gestualmente de una manera o de otra. El cuerpo es un ”vehículo” de nuestra mente (consciente y no consciente). Si pensamos y sentimos de una manera y nos comportamos de otra, las incongruencias se hacen visibles incluso para los no expertos, y la ausencia de naturalidad merma la credibilidad, cuestión que es fundamental en el momento de una comunicación o una presentación.

Muchas de las estrategias que enseñan a hablar en público nos muestran cómo tenemos que colocar las manos y los brazos y otras partes del cuerpo (…¡No los cruces!, ¡No los metas en el bolsillo!, ¡Reparte la mirada entre el público!, ¡Mantén la cabeza levantada!, ¡No camines demasiado pero tampoco te pares durante mucho tiempo!). En fin, si realmente tienes que memorizar todo esto, además de prepararte correctamente el tema que vas a exponer y encima, tienes que controlar tu estado de ánimo, todo esto se convierte en una verdadera tortura china.

Hace unos meses, en el Instituto Vermen atendimos la petición de un estudiante de arquitectura que tenía que presentar su proyecto ante un jurado. Siempre había sacado notas elevadas y esta carrera le apasionaba sinceramente. Sin embargo, sabía que el proyecto era fundamental para poder ejercer y nunca había sido capaz de presentar absolutamente nada ante otras personas.

Había acudido a varios talleres de cómo hablar en público pero, a pesar de haber intentado poner en práctica lo que le enseñaban, se sentía torpe con el cuerpo y con la mente, en el momento de la verdad.

La pregunta clave inicial fue:

¿Qué crees que trasmites a aquellos que te escuchan cuando hablas?

Inicialmente no entendió la pregunta, pero una vez que reflexionó, se dio cuenta de que NO SABÍA lo que realmente transmitía y eso le generaba inseguridad. Quería mostrar serenidad y dominio de la situación. Si se sentía seguro en estos dos puntos, sabía que podría, ya que el proyecto lo dominaba a la perfección.

Algunos consejos:

  1. Preparar un pequeño discurso, si puede ser, de aquello que realmente se domina y apasiona.
  2. Reunir a un grupo de amigos o familia y pedirles que sean sinceros en sus apreciaciones.
  3. Grabarse y revisar nuestro comportamiento, relacionándolo con lo que nos han comentado.

Aquí viene ahora la práctica de la Sinergología@:

¿Qué transmite nuestro cuerpo?

Lo primero que observamos de una persona que se dirige a un público es su estatua. Es decir, cómo estamos plantados y nos movemos en escena.

En Sinergología@ hablamos de 8 segmentos corporales y cada uno tiene un significado y, por tanto, trasmite cosas diferentes. Los más importantes a tener en cuenta en este asunto en concreto serán el torso o pecho (segmento 2), la zona de la pelvis (segmento 4), brazos (segmentos 5 y 6) y piernas (segmentos 7 y 8).

Todo lo que sea adelantar un segmento implicará presencia y lo que sea retrasarlo, implicará retirada. ¿Qué queremos mostrar: seguridad o deseos de huir?

Un torso adelantado implica seguridad en uno mismo. Por lo tanto, retrasado será lo contrario.

La pelvis se relaciona con la energía vital. Si al hablar la hacemos hacia atrás, aunque sea ligeramente la cadera hacia atrás, transmitimos poca energía.

Los brazos son los segmentos más expresivos. Los movimientos acordes al discurso incrementan la expresividad pero, si los movemos sin naturalidad, parecemos un robot. Es preferible no ser excesivamente expresivo si a cambio nos comportamos como un ser humano y no como una máquina.

Las piernas acercan o alejan de la situación y de las personas. Implican actividad, movimiento.

El siguiente aspecto a considerar es la actitud interior. Observaremos la presencia de rigidez o no de las articulaciones. La tensión y rigidez, “robotizan” los movimientos.

Una vez revisado nuestro lenguaje no verbal en las grabaciones, debemos valorar si trasmitimos lo que deseamos o no. En caso negativo debemos evaluar qué es lo que queremos modificar y trabajarlo desde el coaching.

Existen ejercicios físicos que contribuyen a mejorar la seguridad y, por tanto, a transmitirla. En este aspecto también ayudará la buena preparación técnica de la charla, el apasionarnos con lo que vamos a mostrar al público y, algo fundamental, convencernos de que al haber sido nosotros los que hemos preparado la ponencia, NADIE SABE MÁS QUE NOSOTROS DE ELLA, por lo que te podemos permitirnos ciertas licencias sin temor al fracaso o a no dar la talla.

La Energía vital se mejora con descanso suficiente, buena alimentación e hidratación. Ejercicios expansivos serán de gran ayuda así como realizar respiraciones abdominales que ayuden a oxigenar el organismo.

El movernos de forma natural por el escenario será más fácil si antes de la charla, conocemos el lugar en el que se va a impartir. De esa manera, sabremos si el público estará más concentrado o disperso en el espacio. Ayudará a tener mayor seguridad.

Usar más o menos los brazos y las manos dependerá de lo que vayamos a mostrar (muchas veces no se necesita ilustrar lo que estamos tratando). Debemos estar tranquilos, ya que si somos naturales, los brazos se moverán prácticamente solos y en su justa medida.

Las claves, a modo de resumen serán:

Ser un apasionado y prepararnos, muy bien, lo que se va a tratar.

Nosotros hemos preparado nuestra charla. Por lo tanto, NADIE SABRÁ MÁS.

No debemos preocuparnos si nos equivocamos o nos quedamos en blanco. La naturalidad y la honestidad generará empatía en el público y eso, a su vez, ayudará a tranquilizarnos aún más.

Los elementos de soporte resultan también muy interesantes.

“Un orador es aquel que dice lo que piensa pero, sobre todo, el que siente lo que dice”

William J. Bryan

Si necesitas mostrar un discurso congruente con tu cuerpo solicita información de nuestro curso formativo especialmente diseñado para hablar en público.

Habla en público con el método iVermen

¿Qué transmite mi postura?
Conoce qué piensa tu audiencia.
El efecto inconsciente de tus gestos.
Cómo transmitir seguridad y confianza.
El estado ARE con el que controlar tus miedos.

Intensivo presencial       6 horas

¿Te interesa lo que te contamos?
¿Crecer junto con nosotros?
Subscríbete.

¿Quieres más trucos sobre lenguaje no verbal?

Subscríbete ahora y obtén gratuitamente trucos sobre comportamiento no verbal.

Muchísimas gracias por formar parte de esta comunidad!

Shares