Leticia Ortiz: Perfil de Reina

por | 10 Abr, 2018 | Grafología, Morfopsicología, Neuroliderazgo, Sinergología | 0 Comentarios

Análisis multidisciplinar no verbal

AGRADECIMIENTO A SU MAJESTAD

Queremos reconocer gratamente a su Majestad el agradecimiento que nos ha brindado tras enviarle una copia de este análisis.

¡Empezamos!
Muchas son las miradas que persiguen a la familia real tras lo ocurrido en la catedral de Palma, y muchas han sido las conjeturas sobre lo que allí ocurrió. Aunque hay que reconocer que cualquier persona que tenga cierta capacidad de observación, lo sabe perfectamente. Por otro lado, hace unos días pudimos observar como los Reyes, la Reina Sofía y sus nietas, fueron a visitar al Rey Emérito al hospital tras ser operado. Esta sí es una escena digna de análisis ya que pocas o ninguna son las acciones que escapan a la premeditación y al protocolo. Es decir, todo lo que allí ocurrió, o mejor dicho, casi todo lo que allí ocurrió, fueron acciones completamente conscientes, quizá para acabar con las habladurías sobre la relación de la Reina Letizia y su suegra, y quizá también para hacernos ver que todo está solucionado y que la relación es perfecta.

Como hemos dicho antes, todas han sido acciones conscientes, desde el momento en el que se bajan del coche, hasta aquel en el que abandonan el hospital tras la visita. Todos sus gestos y actitudes corporales están orientadas a la opinión pública. Por eso, de nada sirve analizar la mayoría de esos gestos o actitudes corporales, ya que son conscientes y por tanto, pueden ser falseables. Sería un error hablar de reconciliación solo por el hecho de que la Reina dejara que Sofía y sus nietas se hicieran, ahora sí, una fotografía juntas. Igualmente sería un error hablar de cordialidad, simplemente por ver una sonrisa en sus rostros, porque, ¿es una sonrisa un gesto consciente? En principio, SÍ. Pero también es cierto que existen diferencias entre una sonrisa social y una sonrisa verdadera, y esas diferencias no son plenamente conscientes.

Muchos son los que, últimamente, están analizando este tipo de gestos, adjudicándoles una información importante. Y eso es un error y un peligro, sobre todo a la hora de hacerlo sobre personas que, seguro, tienen asesoramiento en este campo.

Es importante que quede claro: LOS GESTOS CONSCIENTES PUEDEN SER FALSEADOS, por eso hay que tener mucho cuidado con ellos. No significa que no se tengan en cuenta, pero desde luego, no hay que basar un análisis en ellos.

En este artículo, además de analizar la escena del Hospital, hemos querido llevar a cabo un PERFIL de la Reina Doña Letizia ya que es ella, probablemente, la que se ha convertido en la verdadera protagonista. ¿Qué fue lo que realmente le sucedió? ¿Su actitud es propia de su personalidad? ¿Pudo más este aspecto que el protocolo férreo al que está sometida, por su condición, en apariciones públicas?

En el Instituto Vermen trabajamos disciplinas como la Sinergología, la Morfosicología, la Grafología y la Neuroinfluencia por lo que hemos querido hacer un esbozo desde cada una de ellas.

En el Instituto Vermen trabajamos disciplinas como la Sinergología, la Morfosicología, la Grafología y la Neuroinfluencia por lo que hemos querido hacer un esbozo desde cada una de ellas.

Sinergología (Juan Manuel García)

Juan Manuel García

Nos fijaremos en la escena del hospital e intentaremos observar algún gesto, micromovimiento o actitud corporal que no sean plenamente conscientes.

Este es el video que hemos utilizado para la observación de la escena y haremos referencia a momentos del mismo, para que así los lectores, motu proprio, puedan comprobarlo en el citado video, ya que solo a través de las fotos, se pierde mucha información.

Desde la Sinergología analizaremos la escena ocurrida en el hospital, en la visita al Rey Emérito y, desde el resto de disciplinas, analizaremos el perfil de la actual Reina, Doña Letizia.

Como inicio, podemos decir que sus Estatuas (corporalidad general) son muy neutras, no existe nada que llame la atención. Para continuar, nos fijamos en las articulaciones y tonicidad corporal, para concretar su estado interno (actitud interior). Este aspecto es complicado determinarlo dado lo holgado de las ropas que visten. En momentos concretos, puede observarse alguna reacción aislada. Es destacable señalar que puede confundir la elevación de hombros de la Reina Letizia con una actitud interior tensa, pero este aspecto se corresponde con su “baseline”, ya que su Estatua Natural tiene los hombros elevados.

Haremos referencia al “secado de mechón de pelo” que realiza la Reina, justo antes de iniciar la escena abriendo la puerta (minuto 00:15).

Este gesto de “secado”, realizado con la mano derecha en la parte derecha del cabello, arroja un estado muy concreto. De hecho, esta reacción suele producirse cuando se necesita evacuar una idea que le irrita en ese momento y que al no poder exteriorizarla, se genera.

Tras abrir la puerta de la Reina Sofía, y justo cuando ella sale, ayudada por la Princesa Leonor (00:23), la Reina Letizia realiza un lanzamiento de flequillo, seguido de una colocación del pelo mediante gesto de la cabeza. En este caso la lectura del lanzamiento de flequillo es la importante, ya que indica que quien lo hace RECHAZA la imagen o la idea de lo que se está observando. Justo después, mientras da los primeros pasos la Reina Sofía, La Reina Letizia espera a cerrar la puerta del coche con cierto eje sagital superior, es decir, la cabeza alta, lo que denota una actitud de cierto orgullo o superioridad. Se refleja, además, una cierta actitud interior tensa (la cual se observa en la rigidez del cuello).

Tras realizar un pequeño desplazamiento, todos componentes posan para los periodistas. En este momento todos sonríen (00:41).

Si observamos las sonrisas de las dos Reinas y de la Infanta Leonor, las podemos clasificar como sonrisas sociales, ya que simplemente sonríen con la boca. Para que una sonrisa sea real, y provocada por una emoción de alegría, debe de ser acompañada de elevación de pómulos, tensión en la frente, los ojos se empequeñecen y se muestran arrugas (patas de gallo). Es decir, se sonríe con toda la cara. Por el contrario, la sonrisa social solo se expresa en la boca. Además, la sonrisa en la boca de la Reina muestra tensión y un cierto grado de contención lo que no se produce jamás en una sonrisa sincera.

Tras levantar el Rey la mano a modo de saludo, su sonrisa y la de su madre, parecen ser algo más que sonrisas sociales.

Un gesto que llama mucho la atención, a pesar de ser completamente consciente, es que con la mano en la que Doña Letizia porta el bolso, podemos ver como en el segundo (00:44/00:45) da dos pequeños “toques” a la Princesa de Asturias, hecho éste que hace que La Princesa ladee su cabeza hacia su abuela como gesto (Consciente) de acercamiento.

En las siguientes imágenes se observan a todos dentro del hall del Hospital mientras se despiden, cierto es que se observan muchas cosas, pero destacamos el momento en el que salen, justo antes de que se abran las puertas. Antes de describir el gesto, es importante mencionar que las reacciones que consisten en apartar el pelo, lanzarlo hacia atrás y otras reacciones en las que el cabello está presente, se deben en muchas ocasiones a muletillas gestuales o ciertos TICS por lo que es muy importante buscar la acción que desata la reacción. En estos casos se describen las reacciones que existen con el cabello y que entendemos tienen relación clara con el momento (acción) y que puede que no sean simples muletillas gestuales. Dicho esto, resulta “curioso” la reacción que tiene la Reina Letizia en el minuto (01:05) en el ítem llamado “secado de mechón”, que aunque parezca que es igual al que hizo anteriormente, no es así, ya que se produce en el lado izquierdo.

Esto significa que existe cierto “rechazo de la imagen personal”. En este caso, podría llamar la atención el hecho de que cruza la mano de la parte contraria para realizar el gesto, a modo de barrera, pero no lo vamos a tener en cuenta ya que existe un elemento sistémico que modifica la corporalidad de la Reina, y es el bolso, que hace que no pueda utilizar la mano del mismo lado del mechón, lo que por economía del movimiento, sería más lógico.

Podríamos comentar el aspecto personal de cada uno de los componentes de la escena, o las distancias, las miradas, el posicionamiento, pero insistimos en que todo está protocolizado y sus actitudes corporales son conscientes, por lo que intentar analizarlas sería un error. Dejemos paso a lo que no controlamos, a lo no plenamente consciente, porque:

“El cuerpo grita lo que la mente calla”

Morfosicología de la Reina Letizia (Cristina Jiménez)

Cristina Jiménez

La Morfosicología es una disciplina científica que nos permite, a través de la lectura y estudio del rostro, conocer la personalidad, temperamento, actitudes y aptitudes de las personas. Se asienta, metodológicamente, en leyes biológicas, con características observables y analizables.

Marco cara

El marco de la cara (estructura ósea), es equilibrado, de tipo medio, algo rectangular y con cierto predominio de la zona emocional. La mente, emoción y acción están equilibradas, por lo que denotaría una personalidad voluntariosa y enérgica, con predominio en lo práctico, actuando de manera realista. La tendencia rectangular implica tesón y fuerza y, al ser algo retraído, sus energías deben ser bien canalizadas.

Al mismo tiempo, presenta una gran tonicidad, que se traduce en gran capacidad para la actividad física y el trabajo intenso. Conducta valiente. La conexión con el entorno es fluida y rica. Gran espíritu de lucha y combatividad.

El modelado del rostro es ondulado con tendencia abollada lo que implica capacidad para adaptarse, controlarse e interactuar con el medio según las necesidades. Su tendencia abollada matiza en cierta medida esa adaptabilidad en entornos que considera más hostiles.

Los ojos tienen una buena separación lo que aporta tranquilidad y algo de dispersión (ven más allá de lo visible). Al mismo tiempo, son grandes y con cierta retracción frontal, con buena canalización del pensamiento y gran receptividad. Las cejas son tupidas y descienden principalmente por el centro, lo que aporta energía a la mirada. Además, la separación que se evidencia entre ellas le conceden amplitud en el campo de la conciencia, con una gran intuición. Se encuentran cercanas a los ojos, lo que conlleva gran capacidad de concentración y atención. Al ser tónicos, implican buena predisposición para la asimilación de lo que percibe.

La nariz, algo más ancha en la zona superior, es de tamaño medio-grande, con orificios medio visibles y aletas poco vibrantes y con cierta retracción frontal. Todo esto le confiere una gran selectividad y cierta dificultad para la expresión de sus emociones, salvo que se encuentre o sitúe en un medio de confianza. Esto puede hacerle parecer algo fría en sus relaciones. El tabique medio-ancho, traduce madurez y un buen sentido de la estética.

La boca es grande, tónica y firme, de labios gruesos aunque no en exceso y con cierta proyección. La tonicidad se relaciona con el optimismo innato. Es misiva y con gran facilidad de palabra. Emana alegría, control e inteligencia.

El rostro, de frente, muestra un cierto predominio de la zona emocional, lo que denota afectividad y estabilidad.

De perfil, presenta una Retracción lateral discreta (-85), con una gran diferenciación de las tres zonas. Denota imaginación, reflexión y capacidad de raciocinio y buena canalización del pensamiento. Muestra control, capacidad de meditación y agilidad mental. La mandíbula presenta gran tonicidad, con mentón prominente y en proyección, que se traduce en facilidad para ejecutar acciones en el contexto material.

La zona expansiva es la emocional, si bien la dominante es la instintiva con su gran tonicidad y diferenciación, así como la proyección. Esta circunstancia conlleva gran emotividad y apasionamiento si bien es bastante contenida y puede llegar a parecer fría y distante. A pesar de la prominencia de los pómulos, presenta una cierta retracción lateronasal que la lleva a interioridad sus sentimientos. Sin embargo, el predominio emocional, unido a su gran tonicidad generará gran determinación en el momento de tener que demostrar sus ideas cuando considere que algo está resultando injusto.

Pómulos marcados que implican la existencia de sentimientos profundos.

La mandíbula ancha y angulosa se relaciona con necesidad de ejecutar los proyectos y se vincula a una persona trabajadora.

La unión de dos hemicaras izquierdas muestra mayor retracción y tonicidad, con tendencia a un modelado más abollado y predomina la parte instintiva con una boca más pequeña y contraída.

Hemicaras derechas

Hemicaras izquierdas

Traduce un cierto sufrimiento interno pero con gran capacidad de superación para conseguir logros a través de la actividad. Hacia el exterior (unión de dos hemicaras derechas), muestra su lado más emocional y sereno (modelado más ondulado) con un gran equilibrio entre la zona cerebral, la emocional y la instintiva o material.

Grafología (Sandra Cerro)

Sandra Cerro

De las firmas de doña Letizia, cuando era periodista y siendo después Princesa de Asturias, se desprende ante todo y sobre todo, una extraordinaria inteligencia, sustentada por una notable agilidad mental, habilidad resolutiva y capacidad para proporcionar respuestas ágiles y prontas ante imprevistos.

Se aprecia una mente abierta, de ideas claras y valores férreos, con una herencia de disciplina y sentido del deber muy arraigada. Las uniones altas entre letras, nos hablan de capacidad de lógica, habilidad para hilvanar pensamientos y hacer surgir ideas de forma dinámica y espontánea. La barra de la “t” orientada hacia abajo, remata el antes dicho sentido de la disciplina, dotándole además de tesón, persistencia, tenacidad para emprender y para llevar lo emprendido hasta las últimas consecuencias.

Destacada mención merece el punto final en la firma inferior, como una forma de marcar distancia con los demás, e impedir el acceso a su intimidad con un tinte de desconfianza.

Es llamativo el tamaño afilado de las palabras, con letras que van decreciendo de principio a fin de las mismas, signo de fina capacidad de observación, sagacidad, astucia e interés por todo lo que ocurre en el entorno.

Destacan también las iniciales mayúsculas esbeltas para enarbolar el carisma, el orgullo y la seguridad en la propia valía personal, no sin ciertos toques de coquetería femenina.

La dirección ascendente del texto en la firma nos habla también de sana ambición, espíritu entusiasta y marcado optimismo vital.

Ambas firmas, la de periodista y la de princesa, se caracterizan por una línea que subraya la firma. Esta rúbrica sencilla, sin ostentación y sin ocultamiento, y con un simple gesto que eleva el nombre de la firmante en una especie de pedestal, tal solo pretende cierto reconocimiento de los propios valores y del mérito personal por parte de los demás.

En este breve texto, recortado de la dedicatoria que la aún Princesa de Asturias escribió para felicitar a la revista Telva, por su 45 aniversario, se aprecia una escritura suelta y espontánea, que combina magníficamente la suavidad del trazo curvo con la fortaleza del ángulo, dando lugar a una personalidad tan serena y de trato afable, adaptable al entorno, comunicativa y social, como segura de sí misma, tajante en sus afirmaciones y exenta de todo atisbo de vulnerabilidad.

El bucle inicial en el primer monte de la “M” mayúscula denota coquetería, indicio de una natural vanidad femenina. La puntuación es ágil y atenta, con algunos puntos de la “i” ligados a la letra siguiente o anterior, desvelando agilidad mental, y otros colocados puntualmente encima del correspondiente palote, en señal de capacidad de atención a los detalles, perfeccionismo y precisión en las tareas.

A lo largo del escrito aparecen claros signos que denotan expansión y espontaneidad, capacidad de adaptación al entorno y flexibilidad de criterios. A esta espontaneidad se une una adecuada y muy medida capacidad para la comunicación, siendo ésta abierta o más comedida dependiendo de las circunstancias y destacando signos de reserva, prudencia, contención y capacidad para discernir cuándo comunicar o exponer un determinado hecho, o expresar abiertamente una opinión propia, es adecuado y cuándo no.

No es una persona que se deje llevar por los impulsos con facilidad, es reflexiva y piensa las cosas antes de actuar, actuando a su vez con cautela, pero sí es entusiasta, se ilusiona fácilmente con las cosas, da valor a los detalles, y es pasional y sensible.

Sus motivaciones se orientan hacia el área de contacto social y hacia metas intelectuales más que a cualquier otro interés. Tiene una mente brillante, capacidad perceptiva y de observación, y una gran imaginación que, unida a su sentido práctico, hacen de ella una persona creativa pero a la vez realista, con una visión del entorno objetiva y un gran sentido del deber y la justicia.

Doña Letizia tiene una personalidad esencialmente social, de trato afable, pero sin tintes edulcorados. La firmeza y seguridad que imprime a sus actuaciones podrían dar la impresión de exceso de contención y tensión, aunque lo cierto es que no deja de haber naturalidad en su forma de actuar, así como amabilidad, afectividad, empatía y capacidad para comprender a los demás, sentido de la compasión y una sincera y franca intención de entrega.

Predominan en su persona, sin duda, los sentimientos sobre la razón, y en sus decisiones como en sus relaciones afectivas el que manda es el dictado del corazón, al que ella sabe dotar de la necesaria cordura.

La madurez, calidad y riqueza en matices positivos de la escritura de la reina es fiel reflejo de su personalidad: franqueza y honestidad, sensibilidad social, compasión y empatía, inteligencia racional y emocional, creatividad y objetividad, habilidades comunicativas con la debida prudencia, carisma y autoconfianza son, sin lugar a dudas, los valores que conforman el perfil de una Reina con mayúsculas.

Neuroinfluencia: Eneagrama Psicobiológico (Tony Pérez)

Tony Pérez

Las grandes teorías psicobiológicas de rasgos, pretenden explicar el comportamiento humano desde el punto de vista de características estables en la estructura de la personalidad asociadas a rasgos conductuales. También, como nuestras tendencias biológicas influyen en nuestros patrones de pensamiento y por lo tanto, en lo que hacemos o lo que dejamos de hacer.

 

El modelo de los Cinco Grandes, recoge 5 rasgos principales: Extraversión (E) se interesan más por el mundo exterior, la gente y el mundo que les rodean; Neuroticismo (N) como tendencia a la ansiedad, preocupación o estados emocionales negativos e inestabilidad emocional; Apertura (O), rasgo que distingue a gente imaginativa, creativa y con tendencia a la introspección de sentimientos, así como ensoñaciones y fantasía; Amabilidad (A), como la tendencia a ser agradable y complaciente, dependiente y con tendencia a la cooperación y a la armonía social y la Responsabilidad (C) como la tendencia natural al autocontrol, disciplina, organización, planificación y ejecución de tareas. Las letras corresponden a sus traducciones en inglés.

Estos 5 rasgos, son independientes entre sí (aunque interactúan) y se divide, cada uno, en 6 subrasgos, haciendo un total de 30 tendencias a estudiar en los comportamientos de una persona.

Por otro lado, Eneagrama es un sistema de análisis de personalidad cuyo auge e influencia, sobre todo en el mundo empresarial, ha aumentado exponencialmente, sobre todo por la utilización de grandes empresas como Microsoft, Sony, Deutsche Bank, Pfizer, L’Oreal, Disney, General Electric, Procter & Gamble y Time Warner, siendo pioneras en la contratación de formadores especializados en esta herramienta (El País, 11 de mayo de 2008)

En España, introdujo la herramienta, con grandísimos resultados, el empresario Jaume Gurt que lo puso en práctica siendo Director General de Infojobs, dando un impulso a la compañía con una cultura basada en la Felicidad, la Alegría y el desarrollo de las personas como las claves para imaginar nuevos productos, establecer nuevas relaciones con los clientes y proveedores, fortalecer la organización y hacerla más eficiente e innovadora.

La mezcla de estas teorías de rasgos, para observar conductas y determinar a cuál pertenecen las personas estudiadas, así como la profundidad y certeza con la que Eneagrama nos presenta los patrones cognitivos y emocionales de las mismas, hacen que esta metodología sea única a nivel de perfilación de conducta.

Para que una perfilación de conducta sea lo más fiable posible, las conductas a observar de la persona objeto de estudio se deben extender a distintos ambientes: laboral, familiar, y cuando la persona se encuentra interpretando roles distintos, como jefe, empleado, padre, marido, amigo, etc.

De esa manera, observaremos de manera más precisa su comportamiento, expresado o inhibido, ya que en determinados ambientes puede que la persona esté influida por algún rasgo, omitiendo actos voluntaria o involuntariamente.

Cada rasgo es explicado por todo un proceso biológico en el que intervienen elementos químicos y neurotransmisores que conforman un bucle cerebral que se activa con más o menos intensidad.

Todo rasgo y subrasgo es polar, es decir, en una persona se puede observar una gran ansiedad o preocupación, siendo su polo opuesto una gran tranquilidad y despreocupación. Esto no quiere decir que nos comportemos siempre de una manera y es ahí donde entra en juego la interpretación del comportamiento, ¿es tranquilo o aparenta tranquilidad por una situación o ambiente concreto?

PSICOBIOLOGÍA DE DOÑA LETIZIA

Como existen numerosas biografías de Doña Letizia, usaremos como referencia el texto de nuestra compañera Sandra Cerro con lo que, además, podremos observar la complementariedad entre dos de los Sistemas de Análisis de la Personalidad y Conducta que maneja el instituto VERMEN, la Grafología y el Eneagrama Psicobiológico. El manejo de distintos sistemas, hacen del Instituto VERMEN, una referencia única en el complejo mundo del conocimiento del comportamiento humano.

Las conductas observables de Doña Letizia, extraídas del texto, las dividiremos por rasgos para que el lector pueda entender mejor las tendencias principales y qué rasgos condicionan más su conducta. En este caso, omitiremos dividirlas por subrasgos para no generar confusión, ni alargar el texto, y que el lector aprecie mejor los 5 grandes rasgos biológicos.


Neuroticismo

1. La firmeza y seguridad que imprime a sus actuaciones podrían dar la impresión de exceso de contención y tensión.
2. Habilidad resoluta y capacidad para proporcionar respuestas ágiles y prontas ante imprevistos (bajo neuroticismo)

 

Extraversión

1. Espíritu entusiasta y marcado optimismo vital.
2. Entusiasta, se ilusiona fácilmente con las cosas.
3. Comunicativa y social.
4. Tajante en sus afirmaciones y exenta de todo atisbo de vulnerabilidad.
5. Agilidad mental.

6. Adecuada y muy medida capacidad para la comunicación.

Apertura

1. Mente abierta, de ideas claras y valores férreos.
2. Habilidad para hilvanar pensamientos y hacer surgir ideas de forma dinámica y espontánea.
3. Capacidad de observación, sagacidad, astucia e interés por todo lo que ocurre en el entorno.
4. Expansión y espontaneidad, capacidad de adaptación al entorno y flexibilidad de criterios.
5. Pasional y sensible.
6. Predominan en su persona, sin duda, los sentimientos sobre la razón, y en sus decisiones, como en sus relaciones afectivas, el que manda es el dictado del corazón, al que ella sabe dotar de la necesaria cordura.

Amabilidad 

1. Acceso a su intimidad con un tinte de desconfianza. (Bajo en Amabilidad)
2. Personalidad serena y de trato afable, como segura de sí misma.
3. Personalidad esencialmente social, de trato afable.
4. Amabilidad, afectividad, empatía y capacidad para comprender a los demás, sentido de la compasión y una sincera y franca intención de entrega.
5. Coquetería (Baja Amabilidad)

 

Responsabilidad

1. Rompiendo la tradición de los matrimonios reales y casándose por amor.
2. Y tras varias negativas de ella, el príncipe consiguió convencerla para vivir un noviazgo “invisible”
3. Ideas claras y valores férreos, con una herencia de disciplina y sentido del deber muy arraigado.
4. Capacidad de lógica.
5. Sentido de la disciplina, dotándole además de tesón, persistencia, tenacidad para emprender y para llevar lo emprendido hasta las últimas consecuencias.
6. Carisma, orgullo y la seguridad en la propia valía personal.
7. Reconocimiento de los propios valores y del mérito personal por parte de los demás.
8. Capacidad de atención a los detalles, perfeccionismo y precisión en las tareas.
9. Reserva, prudencia, contención y capacidad para discernir cuándo comunicar o exponer un determinado hecho, o expresar abiertamente una opinión propia, es adecuado y cuándo no.
10. No es una persona que se deje llevar por los impulsos con facilidad, es reflexiva y piensa las cosas antes de actuar, actuando a su vez con cautela.

 

ENEAGRAMA

Una vez recopiladas las conductas, las analizamos en conjunto, para posteriormente relacionarlas con la estructura cognitivo-emocional del Eneatipo al que pueda corresponder con dichas conductas junto con su instinto.

Como rasgo principal, podemos ver que destaca el de Responsabilidad.

Doña Letizicia es una persona que rige su conducta por unos estrictos principios éticos y morales, con necesidad de reconocimiento, detallista, perfeccionista y con una gran autoestima. El hecho de casarse por amor y de observarse esos valores y principios antes de ser Reina, hacen que, aunque pudiera parecer un Eneatipo 3, la tendencia es más visible hacia el Eneatipo 1 y las conductas lo ratifican.

Esto se refuerza con otra característica principal de este rasgo y Eneatipo, el autocontrol y la reflexión. Este stop mental provocado por áreas prefrontales, hace que domine sus impulsos y deseos, reflexionando antes de actuar. El tesón y la disciplina hacen que consiga sus objetivos, a pesar de los inconvenientes que puedan surgir.

Las conductas observadas en el rasgo Amabilidad, son también muy típicas del Eneatipo 1 en su estado sano. Abnegados, compasivos y altruistas con los demás, pero siempre y cuando sus necesidades estén cubiertas.

La preocupación y la tensión propias del Neuroticismo, las controla muy bien públicamente al tener tan alto el rasgo Responsabilidad, por eso, es más visible esa firmeza y seguridad que exhibe en entornos que domina.

La Extraversión es visible en conductas y situaciones donde las puede expresar, quizá no tanto como quisiera, otra vez contenidas por el rasgo Responsabilidad, pero que vemos en ese optimismo, actividad y búsqueda de sensaciones propios de este rasgo y que el Eneatipo 1 solo saca a relucir en sus mejores momentos cuando se va al 7. En el fondo, todos los Eneatipos 1 tienen un extrovertido dentro de ellos, que su guardián responsable no les deja sacar a menudo.

 

Por otro lado, y como no podía ser de otra manera, el rasgo Apertura es muy destacado ya que el Eneatipo 1 también se va al Eneatipo 4 cuya esencia es una persona con una gran inteligencia intrapersonal, sentimental y con gran conocimiento de su estado emocional interno.

 

La creatividad, ingenio, imaginación, sensibilidad y cuestionarse el orden establecido como periodista, hacen de Doña Letizia, esa Reina con alma rebelde que busca justicia apoyada por sus firmes valores.

El instinto que predomina es el Transmisor.

 

Si bien, el trato afable y social, se podía interpretar como que predomina ese instinto, lo cierto es que presenta numerosas conductas transmisoras:

1. Influenciar a los demás con su conducta, dejar huella en el mundo con su trabajo, en este caso como periodista.

2. Encanto y extroversión: Muestra carisma, audacia y valor personal, autoconfianza y ambición.

3. Exhibición de capacidades: Buena imagen, inteligencia, ideas…

4. Intensidad: Muy activa, enérgica y pasional.

5. Empuje y determinación: Autosuperación para crecer y expandirse, competitiva.

6. Experimentar novedades.

Claro que también este instinto puede pecar de:

1. Territorialidad y defensa de lo suyo, confrontando a los demás y dejando claro su liderazgo y poder personal luchando con uñas y dientes por sus íntimos.

2. Riesgo de ser dominantes en sus relaciones.

3. Ir “a lo suyo” en búsqueda de sus objetivos, según cuales sean en cada momento, laborales o familiares, no importándoles terceras opiniones ante su actitud.cia, ideas…

Lo cierto es que en este caso, la Responsabilidad y control del Eneatipo 1 y su gran inteligencia (que también influye en cómo se muestran los rasgos), hacen que mantenga en equilibrio el instinto, dándole éste, el empuje necesario para afrontar cualquier situación con total garantía.

No! te pierdas ninguno de nuestros artículos. Déjanos tus datos y sé el primero en disfrutar de ellos.

Artículo 1

¿Verdad o Mentira?

Artículo 2

El peso de la comunicación no verbal

Artículo 3

Cómo detectar mentiras

¿Quieres más trucos sobre lenguaje no verbal?

Subscríbete ahora y obtén gratuitamente trucos sobre comportamiento no verbal.

Muchísimas gracias por formar parte de esta comunidad!

Shares