Las cejas como elemento de comunicación

por | 22 Jun, 2018 | Microexpresiones Faciales, Sinergología | 0 Comentarios

Pedro Cárdenas, Sinergólogo especializado en ventas.
22 junio 2018
En Sinergología, las cejas las utilizamos para ponernos en contacto con el otro, es decir, es la búsqueda del otro; comunicarnos; en definitiva, relacionarnos. Una persona que se dirige a su interlocutor prácticamente sin mover las cejas, dará la impresión de ser una persona fría, distante. Sin embargo, si gesticula mucho con las mismas, mientras habla, transmitirá cercanía y empatía, porque las cejas traducen un interés en comunicarse con el otro. Si además las mueve mucho, es una forma, no consciente, de voluntad de socializar, de querer comunicar.

Recientemente, una investigación realizada por un grupo de investigadores de la Universidad de York, UK, corrobora el horizonte de sentido que les otorgamos desde la Sinergología. El artículo en cuestión, descarta anteriores hipótesis que conferían a las cejas un carácter protector del ojo.

El equipo de investigadores (Ricardo Miguel Godinho, Paul O’Higgins y Penny Spikins), ha concluido, que las cejas, han desempeñado un papel determinante en la supervivencia de nuestra especie.

¿Quién no se ha tenido que secar el sudor retenido en las cejas cuando hemos realizado ejercicio?

Recientemente, una investigación realizada por un grupo de investigadores de la Universidad de York, UK, corrobora el horizonte de sentido que les otorgamos desde la Sinergología.

¿Quién no se ha tenido que secar el sudor retenido en las cejas cuando hemos realizado ejercicio?

Este estudio sobre homínidos del pleistoceno, (descárgalo) descarta su función protectora en nuestros antepasados (de cuencas oculares y del propio cráneo) ya que son más grandes de lo necesario para esa función. Incluso determinaron, mediante una simulación en 3D, que su influencia al masticar era inexistente, descartando así otra de las hipótesis del porqué de esa protuberancia.

El artículo en cuestión, descarta anteriores hipótesis que conferían a las cejas un carácter protector del ojo.

El equipo de investigadores (Ricardo Miguel Godinho, Paul O’Higgins y Penny Spikins), ha concluido, que las cejas, han desempeñado un papel determinante en la supervivencia de nuestra especie.

Este estudio sobre homínidos del pleistoceno, (descárgalo) descarta su función protectora en nuestros antepasados (de cuencas oculares y del propio cráneo) ya que son más grandes de lo necesario para esa función. Incluso determinaron, mediante una simulación en 3D, que su influencia al masticar era inexistente, descartando así otra de las hipótesis del porqué de esa protuberancia.

Volvernos más sociables nos permitió evolucionar para tener cejas más visibles y movibles (imposible hacerlo con las protuberancias de nuestros antepasados y si en una frente lisa con la morfología actual)

Un simple movimiento de las cejas nos permite identificar en el otro, las claves de la supervivencia humana. La ira, la sorpresa, la alegría, en definitiva, nos alertan de si eres amigo o enemigo, si eres de confianza o no.

Esto favoreció nuestras habilidades de comunicación.

Volvernos más sociables nos permitió evolucionar para tener cejas más visibles y movibles (imposible hacerlo con las protuberancias de nuestros antepasados y si en una frente lisa con la morfología actual)

Un simple movimiento de las cejas nos permite identificar en el otro, las claves de la supervivencia humana. La ira, la sorpresa, la alegría, en definitiva, nos alertan de si eres amigo o enemigo, si eres de confianza o no.

Esto favoreció nuestras habilidades de comunicación.

“El estudio concluye por tanto que la explicación más plausible está en la comunicación social.”

La visión de la Sinergología. Volvamos a su interpretación, no consciente, ámbito de aplicación de esta disciplina. Movilizar las cejas hacia arriba es una forma de interrogación: ¿Cómo lo ves? Las podemos utilizar para enfatizar parte de nuestro discurso, aquel que más nos interesa. También las elevamos cuando coincidimos con alguien conocido (guiño de cejas). No suele durar mucho, un cuarto de segundo. Si se mantiene más de tres segundos, es totalmente falso, ya que se trataría de un gesto consciente. ¿En qué otras ocasiones las elevamos?

En situaciones que nos generan escepticismo, desconfianza, o desprecio (En este caso, la elevación de las cejas se acompaña de una bajada de los párpados).

Las cejas juegan un papel importante en el reconocimiento de las emociones (se hacen más visibles).

De forma breve, diremos que las cejas se elevan por el centro y se juntan en la expresión de tristeza (V invertida). En la ira, descienden y se juntan. En el miedo, se levantan y se juntan, adquiriendo forma de ola. Suben y se arquean en la sorpresa y, por último, en la alegría, prácticamente se mantienen relajadas.

En situaciones que nos generan escepticismo, desconfianza, o desprecio (En este caso, la elevación de las cejas se acompaña de una bajada de los párpados).

Las cejas juegan un papel importante en el reconocimiento de las emociones (se hacen más visibles).

De forma breve, diremos que las cejas se elevan por el centro y se juntan en la expresión de tristeza (V invertida). En la ira, descienden y se juntan. En el miedo, se levantan y se juntan, adquiriendo forma de ola. Suben y se arquean en la sorpresa y, por último, en la alegría, prácticamente se mantienen relajadas.

MIEDO

SORPRESA

IRA

Nos podemos encontrar con cejas asimétricas (una ceja en una configuración y la otra, en otra distinta).

¿De cual me fio? La más fiable, la que me dice cómo se siente de verdad esa persona, es la que observes en la parte izquierda del rostro del interlocutor. Por lo tanto, la que veas en la parte derecha de su rostro, será aquella que quiere mostrar al mundo.

Las cejas pueden sufrir una reacción independiente entre sí, es decir, mientras una de ellas se encuentra en posición normal, la otra puede elevarse. Estas reacciones, no conscientes (aunque hay personas que las pueden movilizar conscientemente), tienen lugar cuando rechazamos algo de lo que ocurre en la comunicación con la otra persona, bien el mensaje en sí, o con nosotros mismos.

Por último, si nuestra mano entra en contacto con las cejas, normalmente a través de los dedos, nos informa que en ese instante la persona no verbaliza lo que está pensando. Se traduce en un deseo de recordar imágenes, si lo hace en el sentido del vello, o bien un rechazo hacia esas imágenes, si lo hace en el sentido contrario al vello.

¿Quieres tener las claves para conocer el momento adecuado para proceder al cierre? La Sinergología y su campo de aplicación en el mundo empresarial te facilita esas claves. 

¿Quieres obtener más cierres conociendo cuando el comprador está listo?

¿Quieres más trucos sobre lenguaje no verbal?

Subscríbete ahora y obtén gratuitamente trucos sobre comportamiento no verbal.

Muchísimas gracias por formar parte de esta comunidad!

Shares