El ganador del debate presidencial 2019

por | 23 Abr, 2019 | Comunicación No Verbal, Microexpresiones Faciales, Sinergología | 0 Comentarios

Estudio realizado por el Equipo

Cristina Jiménez, Sinergóloga especializada en detección de la veracidad.

Pedro Cárdenas, Sinergólogo especializado en Negociación y ventas.

Alumnos del Curso Experto Universitario en Análisis del Comportamiento no consciente. 

El debate de anoche dio mucho juego. Se había creado mucha expectación en cuanto a lo que nos tenían que decir los candidatos. Nosotros, desde el Instituto Vermen, y en colaboración con nuestros alumnos del Experto Universitario en Análisis del Comportamiento No consciente, hemos puesto el foco en cómo lo dicen.

Para nosotros, el mensaje se transmite a través de su cuerpo, pero no solo de sus gestos sino, fundamentalmente, de su actitud interior (cómo se encuentran en ese momento), y de las reacciones a los estímulos recibidos, bien por la intervención de los debatientes, bien por el asunto que se está tratando en cada momento, bien por sus propios pensamientos. Podemos percibir cómo se sienten y, sobre todo, si resultan convincentes.

El contenido de sus propuestas, puede analizarse desde la objetividad de los datos y los programas. La convicción, sin embargo, es fundamental a la hora de generar credibilidad en el espectador votante.

UN ADJETIVO COMO RESUMEN DEL DEBATE

Empezamos identificando, con un adjetivo, la actitud interior de cada uno de los candidatos. Curiosamente, no solo se observa esta actitud interior al inicio del debate, sino que no se producen modificaciones importantes a lo largo del mismo.

El lenguaje No Verbal nos aporta, por tanto, una información extensa y valiosa que si es correctamente interpretada, nos ayudará a incrementar las relaciones positivas con nuestros congéneres.

Por otra parte, el conocimiento de cómo actúa nuestro cuerpo, nos permite contrastar la veracidad de la información y, con ello, ayudarnos a discernir la sinceridad o no de los mensajes que recibimos.

De izquierda a derecha:

Pablo Casado: “AUSENTE”

Pedro Sánchez: “TENSO”

Albert Rivera: “CONFIADO”

Pablo Iglesias: “INSEGURO”

Es cierto que, en estas situaciones, los candidatos suelen recibir asesoramiento de todo tipo. Sin embargo, también es cierto que antes de comenzar es más fácil que pierdan la concentración y se generen acciones no previstas.

A los adjetivos anteriores, y sobre la base de lo observado con los círculos:

Pablo Casado: “AUSENTE/ centrado en sus recursos”

Pedro Sánchez: “TENSO/ Crispado”

Albert Rivera: “CONFIADO/ ansioso por la oportunidad”

Pablo Iglesias: “INSEGURO/ desganado (tal vez no se siente en su salsa)”

A lo largo de esos primeros instantes, mientras tiene la palabra el presentador, Casado y Sanchez no se mueven, Rivera juguetea con los documentos que se encuentran encima del atril e Iglesias parece querer hablar, de ahí los micropicores en brazo y rostro que se producen ante la represión de las palabras.  Al mismo tiempo, reflexiona acerca de si estará a la altura y dará una buena imagen (micropicor específico).

Una vez comenzado el debate, la inseguridad en Pablo Iglesias se sigue manifestando en su gestualidad:

  1. Mirada dirigida al presentador en lugar de al espectador
  2. Bolígrafo en la mano (para ganar cierta seguridad)
  3. Mano izquierda en el bolsillo (para evitar la espontaneidad y mantener el control)
  1. Torso ausente (ausencia del “Yo”)
  2. Apoyo en el atril cuando no tiene el bolígrafo en la mano.

 

  1. Apoyándose continuamente en el libro de la Constitución.
  2. Pie izquierdo encima del atril

En cuanto a la tensión y crispación de Pedro Sánchez:

IRA

  1. Rigidez en articulaciones
  2. Expresión de ira
  3. Lengua de víbora

Sanpaku mantenido (señal de desagrado)

  1. Ira en Sánchez
  2. Desprecio en Rivera

Cuerpo en “estaca»

 

Ausencia de Pablo Casado:

  1. Mirada perdida
  2. Rictus de desprecio
  3. Cabeza erguida y ladeada a la derecha (superioridad y control)

Aún al dirigirse al espectador, en sus turnos, pocas veces mira a la cámara

Nuevamente, mirada ausente

Confianza de Albert Rivera:

Ausencia de tensión en articulaciones

Gesticulación con las manos fluida y espontánea (adelantada al discurso)

Gesticulación con las manos fluida y espontánea (adelantada al discurso)

ÚLTIMO MINUTO.

Si nos centramos en el minuto final, se modifican algunos de los comportamientos. Probablemente, la intención de convencer al votante, les juega una mala pasada:

  • Pedro Sánchez.

Mantiene la tensión, pero, además, muestra tristeza e, incluso, indiferencia:

Indiferencia al pedir el voto a los jóvenes

  • Pablo Iglesias.

Mantiene la inseguridad y se aprecia aún más, si cabe, la desgana, algo ilógico cuando se pide el voto. 

Ausencia absoluta de gesticulación con las manos

Posición de retirada al finalizar el discurso

  • Pablo Casado.

Se mantiene ausente y muestra poca convicción corporal con bucles de inseguridad con las manos

Contención al final del discurso

  • Albert Rivera.

Muestra un mayor control que en el resto del debate. Pierde espontaneidad, con mayor gesticulación con el brazo derecho (control) y muestra incongruencia gestual en el momento en el que cierra los puños, ya que desea transmitir una fuerza que no consigue en ausencia de tonicidad.

CONCLUSIÓN.

El contenido verbal puede contrastarse y verificarse desde la perspectiva de los datos y programas electorales. Las emociones, nuestros verdaderos sentimientos y nuestra capacidad de enfrentarnos a las situaciones, se movilizan desde nuestro subconsciente y, a este, no podemos engañarlo.

Fórmate como Experto 

Si quieres adquirir competencias y habilidades en la interpretación del comportamiento humano no consciente, desde un ámbito multidisciplinar, pide información de nuestro Curso de Experto Universitario en Análisis del comportamiento no consciente que realizamos en la modalidad online junto con la Universidad a Distancia de Madrid.