La conducta no verbal en la práctica jurídica

por | 8 Jul, 2019 | Comunicación No Verbal, Sinergología | 0 Comentarios

La Sinergologia® Judicial

Pedro Cárdenas, Sinergólogo, experto en comportamiento no verbal, actualizado por Philippe Turchet.

Nuestro cuerpo, nuestra cara, nuestras manos son delatores implacables; como reza el dicho, el espejo del alma. Queramos o no queramos transmiten información sin cesar y de manera inconsciente; revelan datos al exterior de todo tipo, en cualquier lugar y en cualquier momento. Es una comunicación no verbal incontrolable. Pero hay que saber descodificarla.

En 1994, el francés Philippe Turchet ideó un método científico para interpretar y traducir toda esa gestualidad que nos acompaña segundo a segundo en nuestra vida, seamos de donde seamos, porque sólo el cinco por ciento de toda la comunicación no verbal que irradiamos depende de nuestra cultura. El 95 por ciento restante es universal; los ademanes, las muecas, la colocación de las manos, etc., son, en ese gran porcentaje, iguales en España, Nueva Zelanda, Argelia, China y Estados Unidos, por citar a países de los cinco continentes. Y esa mayoría es el objeto de análisis de lo que Turchet llamó Sinergología®.

Philippe Turchet junto a los Socios fundadores del Instituto Vermen, Pedro Cárdenas y Cristina jiménez.

Esta ‘nueva’ ciencia ha demostrado tener una alta fiabilidad derivada, principalmente, del carácter inconsciente de lo que analiza. Dicho en román paladino, una persona no puede controlar su comportamiento no verbal, no lo puede ‘falsear’, no puede hacer creer al que lo examina lo contrario de lo que está pensando en cada momento.

Basada en la Psicología y en otras disciplinas aplicadas al ámbito neurocientífico, esta ciencia es, un cuarto de siglo después, una gran desconocida para casi todos; no su manejo, sino su propia existencia. Sólo hay unos 250 sinergólogos en todo el mundo, de los que 51 están localizados en España. Hablamos de los titulados. Más aún, de los ‘actualizados’. Porque estos profesionales deben revalidar sus conocimientos cada cierto tiempo, algo lógico y de lo que deberían tomar nota el resto de disciplinas científicas y en general. Llegar a ser un experto en el análisis del comportamiento no verbal inconsciente es, de hecho, duro y caro. No está al alcance de cualquiera. Requiere de paciencia, tiempo y dinero. La formación se prolonga durante dos años muy exigidos que finalizan con algo similar a una tesis.  

La comunicación no verbal en el ámbito jurídico.

Al contrario de lo que pudiera parecer por el desconocimiento generalizado sobre esta ciencia, a la Sinergología hace tiempo que se le empezó a dar utilidad en la práctica. Y los resultados en algunos campos han corroborado su eficacia. Los magistrados han visto en ella la piedra filosofal. El primero en darse cuenta fue, al principio de la actual década, el juez valenciano Josep Lluis Albiñana. Vio como el futuro de la comunicación no verbal podría ayudarle a resolver un caso sobre una agresión sexual que le había tocado enjuiciar.

La Sinergología se rige por códigos sencillos, de manera que cada profesional puede interpretar lo que está ocurriendo con facilidad. Esta característica la hace idónea para la labor de un magistrado cuando, en plena sesión,  tiene delante a los acusados, a los abogados de una y otra parte y a los testigos. Salvando las distancias, podría decirse que es como una ‘máquina de la verdad’, pero de difícil manejo; más complicado que el del propio detector de mentiras.

Albiñana se apoyó en aquel momento en la doctrina que apunta que el testimonio de una víctima será válido como prueba incriminatoria, si es veraz, coherente, no contradictorio, siempre el mismo, y cuya verosimilitud pueda estar avalada por pruebas ‘periféricas’.

El juez se valió de la Sinergología para analizar un vídeo aportado en la causa y convirtió el estudio hecho de las imágenes en prueba pericial; los sinergólogos confirmaron el testimonio de la víctima y conforme a ello, dictó sentencia.

Como resulta obvio, también los abogados pueden aprovechar la Sinergología. Les sirve para mejorar la relación con otros colegas en aras a facilitar la negociación, la mediación o la captación de clientes. O para optimizar los interrogatorios. También les ayuda a preparar adecuadamente las estrategias con los testigos y sus clientes, así como a analizar el comportamiento de los propios magistrados en la sala y el impacto de los testimonios expuestos en las sesiones.

El pasado año, el Juzgado de Primera Instancia 18 de Barcelona (Juzgado de Familia) admitió el análisis de ‘microexpresiones’ faciales (una parte de la Sinergología) como prueba pericial para decretar la suspensión del régimen de visitas al padre de un menor que había sufrido abusos sexuales. En este caso, el empleo de la ciencia sobre la comunicación no verbal inconsciente, resultó crucial. De no haber acudido a ella, hubiera sido imposible determinar la culpabilidad del progenitor.

Mucho más actual y cercano en el tiempo, la ciencia sobre la comunicación no verbal inconsciente ha intervenido en el caso de Agnese Klavine, una joven letona que desapareció en septiembre de 2014 en Marbella, cuyo juicio se acaba de celebrar.

Son casos, los expuestos sobre el ámbito judicial, que fortalecen, por una parte, la naturaleza científica de la Sinergología -cuestionada en algunos sectores- y por otra y derivada de la anterior, su eficacia.

El equipo del Instituto Vermen te aporta herramientas que permiten apoyarte en nuevas habilidades para hacer de la comunicación no verbal un arma infalible en cualquier proceso del ámbito jurídico.

No te pierdas nuestros próximos artículos.