Mentiras mentiras y mas mentiras

Traducido por Cristina JG

Pedro Cárdenas

11 marzo, 2020

En este nuevo post, abordamos la traducción de un artículo realizado por Wayne Hoover, CFI, desarrollado en el blog de Humintell sobre las mentiras y los mitos de las mentiras.

Con este tercer post, seguimos aproximando los artículos de interés, traduciéndolos al castellano gracias a nuestro partner en España.

¡Los estudios demuestran que mentir se hace más fácil para los que mienten repetidamente!

Un nuevo estudio sobre el cerebro publicado recientemente en Nature Neuroscience se centra en los efectos de mentir, en la amígdala, una pequeña parte del cerebro que procesa las emociones negativas. Utilizando voluntarios humanos vivos que fueron incentivados a mentir repetidamente, el estudio pudo mostrar que la actividad de la amígdala disminuyó después de la primera mentira y continuó disminuyendo antes y después de las mentiras subsiguientes. Se informa que este estudio es la primera evidencia empírica de que la mentira se intensifica como resultado de la adaptación emocional“.

Los hallazgos del estudio ofrecen evidencia con base científica de por qué la mentira llega tan fácilmente a algunas personas, mientras que otras luchan por decir incluso una “mentira sin importancia“. ¡Parece que los mentirosos habituales se dejan llevar fácilmente por su amígdala! A medida que una persona dice más mentiras, el cerebro, en un esfuerzo por disminuir el estrés emocional, se vuelve más y más insensible a la incomodidad causada inicialmente por el acto de mentir. El estudio informa que, como resultado de esta disminución de la angustia emocional, decir más mentiras se hace más fácil con el tiempo. La autora del estudio y directora del Laboratorio de Cerebro Afectivo, la Dra. Tali Sharot, dice que el estudio muestra que las pequeñas mentiras se convierten fácilmente en una “bola de nieve con el tiempo” y que las mentiras subsiguientes crean menos incomodidad emocional negativa.

Las pequeñas mentiras llevan a mentiras más grandes y más fáciles de decir.

Este estudio tiene implicaciones más allá de la Neurociencia. Puede ayudar a los investigadores criminales a entender por qué las personas interrogadas pueden mentir tan creíblemente y con tanto aplomo. Las personas que operan regularmente en el mundo del crimen y navegan en la ilegalidad con mentiras habituales, se han acostumbrado a la incomodidad emocional que la mayoría de la gente siente cuando miente. Los mentirosos experimentados, pueden haberse sentido mal cuando se involucraron en su mentira inicial, pero con el tiempo y a través de las mentiras subsiguientes, ya no les ocurre en absoluto. La amígdala ya no procesa el malestar negativo, que suele ser una respuesta natural del cerebro a la mentira. El estudio informa, además, que la mentira constante puede afectar a la salud del cerebro y hacer que un individuo sea más susceptible a la mentira patológica.

A medida que el cerebro acepta más la mentira, el cuerpo del individuo reacciona cada vez menos al acto de mentir y el mentiroso se vuelve más hábil en no exhibir las señales emocionales y de comportamiento normalmente asociadas con la mentira. Ya no palidece cuando empieza a mentir; ya no parpadea rápidamente cuando fabrica una falsedad. Los investigadores criminales reconocen que algunas personas pueden “mentir descaradamente” sin una pista de sus sentimientos incómodos al hacerlo, mientras que otros pueden exhibir, más obviamente, su nivel de preocupación al mentir.

Cuando mentir se hace más fácil a medida que aumenta el número y la intensidad de las mentiras, ¿cómo pueden los interrogadores leer eficazmente las pistas de comportamiento o las expresiones faciales para extraer información fiable?

A medida que las personas se sienten más cómodas con la mentira, su cerebro experimenta menos incomodidad, pero las señales emocionales, aunque pueden estar severamente disminuidas, pueden filtrarse en forma de expresiones faciales u otras reacciones. La ciencia moderna y la tecnología avanzada han llevado al desarrollo de algunas herramientas muy efectivas para ayudar a “leer” las expresiones de aquellos que son tan buenos mintiendo. La formación de expertos en la interpretación de expresiones faciales sutiles y en fracciones de segundo, puede ayudar a los investigadores e interrogadores de casos a detectar las pistas que buscan en su objetivo de obtener la verdad.

Entonces, ¿cuáles son los 5 mitos más importantes sobre los mentirosos que hay por ahí?

Humintell ha compilado una lista de los 5 principales mitos sobre los mentirosos. Aquí están:

Primer Mito: Los mentirosos no te miran a los ojos

La falta de contacto visual (o aversión a la mirada) es uno de los mayores mitos de la detección de mentiras. De los muchos estudios que han examinado la aversión a la mirada y la mentira, la mayoría ha llegado a la conclusión de que la falta de contacto visual no indica necesariamente que se esté mintiendo o diciendo la verdad.

Segundo Mito: Los mentirosos tartamudean y hacen una pausa

Incluso si inconscientemente pudiéramos asumir que no están siendo honestos, la tartamudez o la pausa no son necesariamente signos de mentira, per se. Pueden decirnos que la persona está nerviosa. ¿Por qué se sienten así? No podemos decirlo a menos que hagamos algunas preguntas más. Recuerde: La detección de mentiras es mucho más que sólo mirar.

Tercer Mito: Los mentirosos se tocan la cara

Este es también otro mito popular de la detección de mentiras. No hay casi ninguna evidencia científica de que el contacto facial de cualquier tipo sea consistentemente indicativo de mentira. ¿Recuerda la última vez que se tocó la nariz o se cubrió la boca? ¿Estabas mintiendo?

Cuarto Mito: Los mentirosos se muestran nerviosos

La gente puede estar nerviosa por innumerables razones, no sólo porque mienten sino también porque quieren probar su inocencia. Y muchas personas que dicen la verdad pueden ponerse nerviosas porque pueden estar preocupadas de no ser creídas.

Quinto Mito: Los mentirosos se inquietan

La inquietud es nuestro quinto mito de detección de mentiras: no hay casi ninguna investigación que lo conecte de forma fiable con los mentirosos. Como puedes ver, la mayoría de estos mitos están asociados con el nerviosismo. Así que la pregunta que debemos considerar es: ¿Por qué está nerviosa la persona?

Si quieres formarte en este apasionante campo del lenguaje corporal e indicadores validados, ahora puedes obtener una triple Titulación al realizar nuestro Experto en Análisis del Comportamiento no Consciente en Colaboración con la Udima o bien acceder a nuestros entrenamientos online de la mano de Humintell. 

"

No sé nada de ti, pero si sospecho mucho de ti.

Artículos relacionados

Cómo leer expresiones emocionales faciales con el uso de mascarillas

Cómo leer expresiones emocionales faciales con el uso de mascarillas

En este nuevo post, abordamos la traducción de un artículo realizado por el Dr. Matsumoto, desarrollado en el blog de Humintell sobre las posibilidades para reconocer las microexpresiones faciales en personas que lleven mascarillas. Con este post, acercamos artículos...

La descafeinada polémica del Ministro Marlaska

La descafeinada polémica del Ministro Marlaska

Bulos, censura… Esto es ahora el pan de cada día. En muchas ocasiones, podemos intuir que lo son pero muy difícil identificarlo con certeza. En este artículo, sin pretensiones ideológicas o de otro tipo, te damos claves que te ayudan a saber donde está la verdad de lo que piensan y hacen los que realmente saben qué hay detrás.